Santiago Tabarca

jueves, mayo 18, 2006

Nada existe.

De vuelta de Mauritania pienso. Quizá Saro tenga razón y nada existe, y no existimos, y problamente aún Descartes siga vivo, y las palabras que leí una vez en la puerta de un baño fueran escritas por él. Entonces, me pregunto, acaso los niños no vendrán de París o quizá los cayucos de la playa enorme en que el toyota clavó sus ruedas como un león sus dientes en la carne de la gacela, no zarparán jamás rumbo a canarias. Quizá sea todo cierto, y gran parte de esa certeza no sea más que la demostración de una inexistencia tan obvia como confusa. Al fin y al cabo sigue todo donde estuvo antes de partir: las sonrisas en la noche iluminadas por algún fluorescente, al más puro estilo Carroll, las chilabas elegantes recogidas sobre los hombros de los hombres, los turbantes variopintos de las mejores mujeres y las cabras; esas mismas cabras que pastaban arena por las calles áridas y mi mente húmeda. Y en cinco minutos uno puede tener vivencias inolvidables, mientras evita horas de todo cuanto existe demasiado. El calor se ha apoderado de mi piel, supongo, y mientras sigo pensando este humo puede estar saliéndome por las orejas, o simplemente sea que el cigarrillo se niega a perecer. No lo sé, y no lo supe nunca, pero creo entender algo de lo que acaso esté sucediendo. "Sin embargo, la muerte existe y es tan real como la nada" dijo el cigarro.
Y la vida sigue siendo una incognita perfecta, en la que descansan a un tiempo tanto la duda como la certeza de que nos somos a cada instante. Pero aún nos late el pecho cuando podemos hablar de poesía en un almuerzo de empresarios, porque los ojillos risueños de una chica nos lo piden sin palabras, y porque así también existe una revolución sin concesiones.
Esperaré en las puertas de la nada, quizá quien llegue necesite aún algún abrazo. Me esperarán también. Después de todo, igual Descartes compre el pan por la mañana. Un abrazo. No se intenten mirar en el espejo, mírense mejor en los objetos, parafraseo.

3 Comments:

  • Hoy no estoy muy inspirada para la filosofía... bueno, tal vez, a partir de las 8 empiezo a desvariar, que es cuando realmente soy yo... Estoy viviendo en Bélgica, no podré ir al encuentro en Las Palmas... no sé, mis poemas... estuve a punto de presentarme a varios concursos, pero me arrepentí... bueno, te los paso cuando quieras...
    besos "de arena"

    By Blogger loweitokyo, at 5/19/2006 10:53:00 a. m.  

  • Parafraseo yo también si afirmo que, en realidad, la vida no se puede resolver. La vida se vive, se padece, eso es todo. La vida no está hecha para pensar en ella, sino para vivirla y asentir, y dejarse espantar por el silencio eterno de esos espacios infinitos que vislumbramos de cuando en cuando.

    Ah, y no te busques ni en los espejos ni en los objetos, búscate en las personas.
    Un beso enorme

    By Anonymous Aida, at 5/20/2006 06:55:00 p. m.  

  • Por supuestísimo cielo, sabes que eso de buscarme en las personas es lo mio. Esto no es más que una coña encubierta a una persona determinada que tiene un ansia curiosa por escribir sobre la importancia de los objetos en nuestra vida diaria.

    Te echo de menos corazón, espero verte pronto!

    Un beso enorme.

    By Blogger Santiago Tabarca, at 5/23/2006 02:17:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home