Santiago Tabarca

miércoles, septiembre 27, 2006

LA SOMBRA DEL FUEGO

(Texto registrado y protegido por derechos de autor)
El niño elefante nació terriblemente horrendo. Desde su nacimiento fue recluido en la oscuridad y el silencio, para que nadie pudiera verlo jamás. En esa pequeña ilusión de conservarlo oculto, como mismo escondió la historia al Laocoonte y sus hijos, hasta el renacimiento. A diferencia de la escultura bastarda no fue enterrado nunca, es cierto. Sin embargo, sí fue cubierta siempre por una cortina su cabeza. El resto era normal, lo sabemos. El niño elefante era una piedra. Una pequeña china en el zapato de un caminante, o todas las chinas quizá bajo las ruedas de una bicicleta. Lo único que sacamos en claro es que se le cubría por el terror que inspiraba, así lo menciona Sheley Blank en su crónica del año 1898. Conclusión a la cual llegó, según nos cuenta, mientras estaba sentada en una cafetería y observó como un hombre cubría con su abrigo el brazo deforme de su hijo. Supuso entonces, y le pareció lógico, que el padre pretendía esconder la deformación por miedo a que la imagen macabra de un brazo contrahecho puediera generar una espantosa repulsa social entre los clientes del bar. Efectivamente Sheley llegó a ver el brazo del niño, y, paradógicamente no solamente no le había repugnado en absoluto, sino que, además, estuvo atenta desde la discrección a todos los movimientos del abrigo, por volverlo a ver. Una primera impresión nos puede hacer creer que Sheley Blank era una morbosa sin el más mínimo atisbo de curación posible, pero nada más lejos de la realidad. Sheley había nacido en una pequeña población de los Picos de Europa. Su nombre no debería sorprendernos si sabemos que su padre era extrangero: Arthur Blank, un joven pintor irlandés, romántico hasta el suicidio, que había llegado a España en el 1808, durante el reinado de Amadeo de Saboya y que, según cuenta en sus cuadernos de viaje, conoció a Gustavo Adolfo Becquer en Sevilla, a quien definió como un hombre lánguido, de mirada sagaz y moviento dormido. Monica Sánchez Umpiérrez, su madre, era una asturiana que apenas hablaba bien el castellano, y, por supuesto, no lo escribía. En ese escenario Sheley Blank había crecido entre vacas, nieve y olor a hogaza de pan recién hecha. De esta forma se acostumbró, también, al trabajo del campo, que desempeñaba con pestreza desde muy niña. Ordeñaba a las vacas, preparaba a los San Bernardos para que se las llevaran al campo durante meses a pastar, etc. Su proyección era, entonces conocida. Sheley Blank, aunque con nombre extrangero, sería una asturiana de sus labores, como su madre. Sin embargo algo fue distinto. Según la descripción que de ella hace Ramirez Da Costa, Sheley era una niña curiosa por naturaleza. Al tiempo que atendía a las vacas, recitaba poemas populares que, quizá, fueran la letra de canciones anónimas. Detalles de su personalidad que no contrariaron jamás a Arthur, y que aprovechó de forma inteligente. Ya hemos dicho que Arthur, el padre de Sheley, era pintor. Lo que se nos olvidó, quizá intencionadamente, fue que cuando Arthur visitó a Becquer lo hizo acompañado de Sheley Blank. En aquel entonces, el poeta miró a la niña y quiso recitar algo que ha quedado en la memoria del viento. Las crónicas no han sido capaces de aclarar aún los hechos. Lo cierto es que, cuando Becquer se despidió de ellos, un surco de plata brillaba en su mejilla. Cuando Sheley Blank contaba esto en alguno de sus libros anteriores a lo que refiero en esta narración, insistía en que aún no era capaz de entender qué fue lo que pudo motivar el llanto del poeta. Sí asegura, sin embargo, después de aquel viaje, que su padre entusiasmado, compró una buena parte de la biblioteca de un aristócrata asturiano. Desde entonces, Sheley dejó de atender el ganado y no paró de leer hasta haber devorado el último libro. Para entonces, había cumplido los veintidós años. Es normal que entendamos, ahora sí, que Sheley había conocido escritores románticos que hablaban en sus obras de hombres deformes y otros monstruos humanos. Sin embargo, eran todo divagaciones solo encuadrables en la ficción, suponía. Mientras Sheley veía, entre despiste y despiste, el brazo deforme del niño, recordaba su infancia. Lo que no veía era que el niño descubría el brazo, cuando ella no miraba, como si fuera un juego. Tampoco vio Sheley nunca como el padre la miraba también, tal vez enojado por lo que ella interpretaba como macabra curiosidad, tal vez avergonzado por la criatura que portaba sus rasgos. Sí vio, sin embargo, cómo el padre, incómodo ya por la situación que la actitud de Sheley estaba provocando, pagó repentinamente la cuenta del café, cogió al niño en brazos y salió del cafetín malhumorado. El infortunio, ayudado en gran medida por los nervios, causó entonces que el abrigo que cubría el brazo del niño cayera al suelo en la pretendida carrera. La secuencia de acontecimientos fue fugaz. Sheley corrió al abrigo, al mismo tiempo que el padre lo hacía, olvidando ya el brazo de su hijo, empujándole incluso a un lado. Enloquecido se arrojó al suelo para recoger la prenda. Sheley, por un acto reflejo, aprovechó entonces para verle nuevamente la deformación al niño. Pero en ese justo momento se paralizó el tiempo.
Efectivamente, cuando el niño se había visto liberado de los brazos de su padre, corrió desesperado a una servilleta de tela que reposaba en una de las mesas, y, mientras parecía escribir alguna cosa en ella con el brazo deforme, Sheley observaba atónita, que aquel brazo estaba más sano incluso que los suyos. En su puño aferraba con pasión una pluma de ganso manchada de tinta en su extremo, que bailaba ahora sobre la tela, sin concesiones.
El padre, al darse cuenta, aprehendió al hijo en volandas y corrió despavorido calle arriba. Cuentan que, mientras guardaba la servilleta olvidada sobre la mesa sin leerla apenas, vieron una lágrima rodar por la mejilla de Sheley.

25 Comments:

  • ¿El texto es tuyo?

    Lorelai

    By Anonymous Anónimo, at 9/28/2006 08:38:00 a. m.  

  • Ese brazo deforme podría tal vez escribir y esculpir las obras mas hermosas jamas leidas.
    En muchos casos si hay una luz que brille más que otra, simplemente con taparla con una servilleta atenua su brillo y ya está.

    By Anonymous Adige, at 9/28/2006 09:08:00 a. m.  

  • Si Lorelai, el texto es mio. Tienes toda la razón adige. Gracias por la visita, espero que no sea la última. Besos y abrazos.

    By Blogger Santiago Tabarca, at 9/28/2006 10:19:00 a. m.  

  • La historia no está mal, pero creo que el estilo narrativo cojea bastante.


    Lorelai

    By Anonymous Anónimo, at 9/28/2006 10:58:00 a. m.  

  • Lorelai,
    no me vale esa crítica. Una de dos, o se hacen este tipo de críticas por querer estar por encima del texto o de quien escribe, o se hacen simplemente sin pensar. Una critica se motiva. Motivame la cojera. ¿Escribes?, ¿que autoridad literaria tiene tu crítica?¿Eres alguien?¿existes?. ¡Tu, que has visto mi texto caminar!, ¡has conseguido ya bastante más de lo que yo podré conseguir nunca!. Oh lerelai! Lorelai!. ¿De donde viene Lorelai?, ¿de donde eres?. Mandame un mail si quieres, me interesa tu crítica. Por cierto, tu crítica cojea más que mi texto. Gracias por darme conversación. Espero tu respuesta, tu motivación. Ah! y no escatimes en letras, que aquí no se gasta la tinta.

    By Blogger Santiago Tabarca, at 9/28/2006 11:43:00 a. m.  

  • Lorelai es un nombre anglosajón. Existo, quizá, no sé, puede que sólo en las mentes de quienes se ofenden tan fácilemente... O puede que no. ¿Y tu? ¿Existes?
    Me parece que narrativamente la historia cojea, porque hay oraciones que uno no sabe a donde van, adjetivos que sobran, adverbios que no orientan sino que desconciertan. Sujetos que no son tales o que si lo son su acción o motivación se pierde entre la amalgama de palabras más o menos bonitas que no vienen a cuento. No es lo mismo escribir bien que escribir una palabra bonita tras otra.
    ¿Autoridad? Ninguna. Pasaba por aquí, lo leí, me llamó la atención, y me gusta decir lo que pienso. Si quieres autoridad, lee un poco más a los grandes de la literatura antes de escribir. Uno de ellos dijo que no es lo mismo escribir que escribir bien, y que tampoco escribir bien es lo mismo que conocer la auténtica esencia del arte verdadero. Una división sutil, pero brutal.
    Piensa en ello.
    Un saludo

    Lorelai

    By Anonymous Anónimo, at 9/28/2006 01:50:00 p. m.  

  • ya veo que existe ya. Pero el orgullo y la prepotencia no tienen cabida en las críticas constructivas. Quizá no existes, y quiero seguir pensándolo, porque quien cree que ha leído tanto como para recomendar de esa forma a otros, tiene un buen problema de autoestima y/o de impertiencia. Agradezco, ahora sí, el contenido de tu crítica, aunque no la comparto. Me gusta, sin embargo, no haberte dejado indiferente y te recomiendo que seas tu quien lea a los pequeños, que son más puros que esos grandes que nombras. ¿Buena literatura?, estarás conmigo que leer es facil, compañera. Llevo escribiendo décadas y continuamente depurando. No me puede tachar nadie de poco lector, igual a ti deberíamos de recordarte el dicho aquel... ¿como era? dime de que presumes... . Lo cierto es que yo escribo, ¿y tu?. Quizá sea que ni escribes, ni lees ni, sabes criticar, ni, quizá, tampoco sepas pasar por aquí.

    Tomate un trago de humildad a mi salud. Espero que te siente bien, aunque igual revientas. Quien sabe.

    un besote.

    By Blogger Santiago Tabarca, at 9/28/2006 10:23:00 p. m.  

  • quien se pica...

    By Anonymous Anónimo, at 9/29/2006 08:00:00 a. m.  

  • jajajaja! Oye, ese nombre LORELAI anglosajón ya está trillado. Gilmore Girls. La verdad es que me he pasado un pelín. Lo siento. ¿Amigos?

    By Blogger Santiago Tabarca, at 9/29/2006 08:25:00 a. m.  

  • disculpa? Vaya, ahora resulta que ni mi nombre me pertenece... Y tu? Vas con una espada y un caballo cortando las cabezas de infieles, Santiago Matamoros de España?
    Era una serie divertida y estupenda, aunque no tengo ni el pelo oscuro, ni una hija de 17 años. I'm Sorry. ¿Alguna vez hemos sido amigos para que ahora hagamos las paces?

    L.

    By Anonymous Anónimo, at 9/29/2006 08:38:00 a. m.  

  • No, es cierto, nunca hemos sido amigos pero según veo, a este paso no llegaremos serlos nunca. No he visto un solo capítulo entero. Una americanada como otra cualquiera.

    ¿como has terminado en este blog?

    Un besote.

    By Blogger Santiago Tabarca, at 9/29/2006 05:35:00 p. m.  

  • Santi, mi niño, entre chino y chino … a ti también te digo ... Olé, Olé, y Olé

    By Blogger Nuria, at 9/30/2006 01:44:00 a. m.  

  • Has oído lo de la red de redes? pues así. Un blog conduce a otro, y ese a otro, y a otro. De ese modo terminas leyendo cosas sobre vacas voladoras (estupendas, de hecho) y curioseas los blogs preferidos de otra gente. Además, me gusta estudiar el comportamiento del ser humano, como reaccionamos ante las críticas, cuál es nuestro punto débil... Siempre es interesante conocer las reacciones de gente de la que no sabes nada (excepto quizá lo mal que llevan que se les critique)

    Americanada, sí. Puede. Ahora me dirás que eres de esos a los que les gusta el cine francés (en versión original, faltaría más) y que no te pierdes ni una sola de las reuniones intelectualoides de Versión Española.
    ¿Para ser amigos no hace falta mirarse la cara?

    L.

    By Anonymous Anónimo, at 10/01/2006 10:17:00 a. m.  

  • Lorelei. Yo sí sé quién es Lorelei. La menciono en mi último poemario, amigo Tabarca.

    El peñasco de Lorelei se sitúa cerca de St. Goarshausen. En el siglo XIX el poeta Heinrich Heine escribió en un poema: Embriagados por el canto de la doncella Lorelei, se hunden navegantes y navíos en la corriente.Os lo escribo en versión original. Allá cada uno con su interpretación.
    Ich weiß nicht, was soll es bedeuten,
    Dass ich so traurig bin;
    Ein Märchen aus alten Zeiten,
    Das kommt mir nicht aus dem Sinn.
    Die Luft ist kühl, und es dunkelt,
    Und ruhig fließt der Rhein;
    Der Gipfel des Berges funkelt
    Im Abendsonnenschein.
    Die schönste Jungfrau sitzet
    Dort oben wunderbar,
    Ihr goldnes Geschmeide blitzet,
    Sie kämmt ihr goldenes Haar.
    Sie kämmt es mit goldenem Kamme
    Und singt ein Lied dabei,
    Das hat eine wundersame,
    Gewaltige Melodei.
    Den Schiffer im kleinen Schiffe
    Ergreift es mit wildem Weh;
    Er schaut nicht die Felsenriffe,
    Er schaut nur hinauf in die Höh.
    Ich glaube, die Wellen verschlingen
    Am Ende Schiffer und Kahn;
    Und das hat mit ihrem Singen
    die Lorelei getan.

    Es algo así como el canto de la sirena de la Odisea. Así es que, querido amigo poeta, tú decides si estrellas tu nave contra el peñasco o simplemente te tapas los oídos.
    Lorelei,
    quienes escribimos tenemos una sensibilidad especial para la crítica fácil y gratuita por lo que te pediría que pensaras por un momento en el daño que puede causarle a alguien que lo da todo por la literatura (aunque supongo que esto no lo sabes)y que tiene el coraje de desnudarse y hacer sentir, recapacitar, soñar, emocionarse, etc... a alguien (con una sola persona bastaría). De todas maneras, enhorabuena por detenerte a contemplar al ser humano. Esto te honra entre tanta gente que transita la vida con orejeras o como si fuera el conejo que perdió el reloj.
    Un saludo a los dos.

    By Blogger Beatriz Russo, at 10/01/2006 10:09:00 p. m.  

  • En medio de la tormenta dialéctica me vi,yo simplemente pasaba por ahí.
    Después de estos dias de reflexión y espera, he decido continuar con mi camino.
    "El que te humilla y te hace sentir menos, esta reflejando en ti sus propias inseguridades".
    Santi te seguiré leyendo cada día.

    By Anonymous ADIGE, at 10/02/2006 08:24:00 a. m.  

  • Queridísima Paloma Russo,

    ¿Cómo lo haces para que cada vez que te lea siento tus alas en el fondo de mi pecho? Gracias por las palabras de apoyo, por tu tiempo. He desesperado sin tí en tu isla que te cuido. Espero verte pronto por aquí.

    A Lorelei le habría dicho ahora que estoy de acuerdo con la sensatez de nombrar las vacas voladoras. Las vacas Russo, maravillosas siempre. También que yo no sé francés y no puedo gozar del cine galo en versión original. Y que Versión Española posiblemente sea un buen programa de televisión, pero no he tenido el gusto de comprobarlo. ¿Realmente crees, paloma Russo, que Lorelei conozca la procedencia real de su nombre? una de sus manos habla de series americanas de poca monta, la otra pretende hacer creer que conoce bien a los grandes que tu y yo compartimos cada año, cada minuto, cada segundo en nuestra vida de versos y besos. Simplemente dejo que se explaye. Ya no quedan sabios en torres de marfil, ni de piedra. Y todo atisbo de altanería en esa línea me da la risa, lo sabemos.

    Adige, gracias de todo corazón. Quizá lo que leas aqui no sea bueno en absoluto. Pero es la mejor manera de hacer que me sientan cerca quienes me quieren en madrid, en córdoba, en málaga, en argentina, en el baño, en los bares, en los picos, en los besos, en el recuerdo, en la playa, en las nubes, en el fondo de los mares, etc.

    Nuria, es curioso verte decirme Olé, Olé y Olé, si eres tú quien debiera recibirlos con todo el cariño y la admiración del mundo.

    Un beso enorme y muchas gracias a tod@s.

    By Blogger Santiago Tabarca, at 10/02/2006 10:03:00 a. m.  

  • Beita, me he permitido el lujo de conseguir una traducción al texto de Heinrich Heine. Como es una pena que mi alemán no alcance a entender este bello poema (hecho por cierto con palabras bonitas, y el que no lo entienda que le pregunte al de al lado) aquí está la traducción que encontré:

    Estoy buscando en vano la razón
    De por que estoy tan triste y apenado;
    Un cuento conocido por muchas estaciones
    No me dejará descansar.


    Fresco es el aire en el crepúsculo
    Y silenciosamente fluye el Rhin;
    La cima de la montaña brilla con un reflejo
    Del último brillo del sol del atardecer.


    Las más pura de las doncellas descansando
    Tan maravillosamente allá arriba.
    Mostrando su dorado tesoro;
    Ella esta peinando su dorado cabello.


    Ella lo peina con un peine de oro
    Y mientras canta una canción
    Con una melodía extrañamente atrevida
    Y fuertemente abrumadora.


    El pescador en su pequeña embarcación
    Es apresado con anhelos, y suspiros.
    No ve las rocas de popa a proa;
    Sólo mira arriba hacia el cielo.


    Temo que las olas estarán arrojando
    Ambos barco y hombre a su fin;
    Eso debe haber sido lo que con su canto
    La Lorelei pretendía.

    By Blogger Santiago Tabarca, at 10/02/2006 06:07:00 p. m.  

  • Muchas gracias, me has ahorrado el trabajo de traducirlo.
    Pero mira que estás reguapo en esta foto!
    Besines

    By Blogger Beatriz Russo, at 10/03/2006 12:26:00 a. m.  

  • será porque casi no se me ve!!! jajajajaja. Gracias por el cumplido cielo. Así da gusto!

    Mil besos. Por cierto, son las 2:46 de la mañana y acabo de llegar de trabajar en las obras del local... o acaba conmigo o le doy la vida. ¿Paradoja o locura?, no sé. Me termino unos macarrones que me preparó clara (pobresita), me pego una ducha porque ahora mismo huelo peor de que nómada en pleno desierto, y me boto pallí pa una esquina, hasta mañana.

    Cuidate mucho corazón. Espero verte muy pronto.

    By Blogger Santiago Tabarca, at 10/04/2006 12:55:00 a. m.  

  • Señor Tabarcale felicito por defenderse como gato panza arriba pero si me permite un consejo y si no tambien le dire que a los anonimos prepotentes malencarados maleducados que solo quieren dar la nota que no saben de critica constructiva,ni caso no merece la pena,diceque hay que mirarse a los ojos para ser amigos ,es cierto pero sabra el hacerlo?lo dudo en fin las cofas sonlas cofas

    By Anonymous Anónimo, at 10/05/2006 01:10:00 p. m.  

  • Señor Tabarcale felicito por defenderse como gato panza arriba pero si me permite un consejo y si no tambien le dire que a los anonimos prepotentes malencarados maleducados que solo quieren dar la nota que no saben de critica constructiva,ni caso no merece la pena,diceque hay que mirarse a los ojos para ser amigos ,es cierto pero sabra el hacerlo?lo dudo en fin las cofas sonlas cofas

    By Anonymous Anónimo, at 10/05/2006 01:10:00 p. m.  

  • Querida voz venida de los máximos altares del olimpo. Gracias por tu apoyo y tu visita. Es cierto que las cofas son las cofas, ruiseñor, y mi pregunta entonces es: las cofitas son las cofitas tanguien?. Duda existencial que me corroe. ¿Sabes cuanto te quiero? pues más todavia que te quiero. Que lo sepas. Más te quiero de lo que sabes que te quiero. Así son las cofas tanguien, así tanguien, si. El otro día pasé por discos noda en triana, y pregunté por tu disco pero estaba agotado. Me hace una gracia tremenda eso de que un disco esté agotado. Me lo imagino botao pallí pa una esquina, echo polvo, agotao perdío. Está bien eso de que tu disco esté agotado, no crees? que se agote siempre, que no pueda comprarlo jamás porque alguien se me adelantó. Estaría bien que siempre hubiera alguien que se adelante a comprar tu disco. Y que tenga que hacer una cola kilométrica para poder conseguir un ejemplar. No es coña! son las cofas tanguien. Las mismas cofas que ya pasan cuando voy a buscarte en los reflejos de un CD y veo que ya te marchaste en manos de otro, que también te quiso. Ojala siempre hayan esos otros que también te quieren. Porque quererte a ti es facil. Esa será la razón por la que te quiero más de lo que tu sabes que te quiero. Aunque no la única, tanguien lo sabes. Siempre te querremos todos, entonces, y supongo que en ello no hay mérito por mi parte. Te haces querer, simplemente. Siempre te querremos, simplemente. Siempre te querré, nada menos.
    Sobre la pseudocrítica te haré caso, así que simplemente no me pronuncio. Aprovecharé estas letras para decirte lo que ya sabes, pero más. QUE TE QUIERO COÑO!

    Cuidate mucho mi vida. Eres un amor.

    By Blogger Santiago Tabarca, at 10/06/2006 12:26:00 a. m.  

  • Señor Tabarca creo que se ha equivocado con la persona que le ha escrito el comentario de las cofas son las cofas es culpa mia porapropiarme de palabras que no me pertenecenpero en fin algun dia sabra quien soy realmente le dare una pista potage de berros con queso tierno le sirve esta?o esta otra abrazo de osito bueno tambien puede preguntar en su entorno y salirde dudas te quieeeeero !hay! con suspiro

    By Anonymous Anónimo, at 10/06/2006 11:46:00 a. m.  

  • Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    By Anonymous Anónimo, at 10/06/2006 02:01:00 p. m.  

  • MAMA!!! Ese potage de berros te ha delatado!. Gracias por venir a verme por aquí. Tu no le hagas caso a los estúpidos engreídos que pueden dejar sus miserias por este blog!. Ay!, suspiro. Huelga decir que todo lo que dije del que te quiero, para tí hay que elevarlo a la infinita potencia!!!

    Mil besos mi REINA, y no dejes de publicar comentarios porque un estúpido no tenga otra vida social que la de venir a decir torpezas en este blog. Quien nace tonto se queda tonto de por vida.

    Yo, de momento y en futuro, directamente borraré los comentarios que sean ofensivos. Y entiendo, creeme, que la persona que los escribe se sienta ofendida cada vez que se mire al espejo. Porque es tan estupida y engreída que seguro que se odia incluso a si misma.

    Esta noche brindaré por los tontos del culo! a ver si se pudren.

    Mil besos mamaita. Vuelve siempre.

    TE QUIERO.

    By Blogger Santiago Tabarca, at 10/06/2006 07:36:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home